This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project to make the world's books discoverable online.

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover.

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the publisher to a library and finally to you.

Usage guidelines

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it.

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe.

About Google Book Search

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web

at|http : //books . google . com/

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.

Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos propósitos y seguro que podremos ayudarle.

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de que todo lo que hace es legal. No por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas

audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la páginalhttp : / /books . google . com

Sh 371^.5^.5

^

1

HARVARD COLLEGE LIBRARY

.^ílmmím^uflhninniflfln^k.

q^aaEn;

BOUGHT FROM THE

AMEY RICHMOND SHELDON FUND

i t

/

^

i

M\

EL VIAJERO EN MÉXICO,

ó SEA

Lfi CAPITAL OS LA RSPÜBLICl

UCmiUDA U VI LIBRO. ^

■^ -.-^

U íé¡!\u>.'^.dwsuh'ViÍt fnSZ. 6),*ltXH^u^^ ^fTbviOñAAAyu.

Zn.fiM.TtiírmreL.

o

kli TIAJTEBO EN IHEXICO,

o 8KA LA CAPITAL

M u mmuík

C»I€£RRA]>A JEN Ulf UBBO.

MftA mriL A TODA C1.A8B SI FBE90IIAA. YORK ADA T ARKSQLADA

4^^ íy€ia4t x^. tfé/^ Z/iUu.

Qj^^OTP

MÉXICO.

TiPO«BAFiA DE Bf. Castro, Escalb&ilvai vvm. 7.

1659.

HARVARD

rr^. -.u -, co t< íUNIVERSITYl

íUNIVERSIT

LIERARY

I APR 1 1942

AL KUO. BE. feUERAIr 01 DlflBIOI

B. MIGUEL HIRilHON,

PRESIDENTE SUSTITUTO

DE LA REPÚBLICA MEXICANA

T QBNIBAL BM QBFI

nBIé EJESCITO.

nuio. Bftc

Wc éte-^enle /¿me, /eu^o ae íióccuio^ i^izuMOé, na écao jfot7?taao ^oit ^nt^ con etomeéo ae ^ez uéceen auw d me Jiifa^ 4u.a. ibazecíenao, romo ñot aséaiacca catece enéte nox^oézoé, ae cUzéói^ eá¿a=^ ui^éccod, conr^iaeio c/e a/aun ñwt^ecdo una orna como ui /¿zeoen^e, y ^¿ot m nuámo me ne aüevtao d aeciicaita d

^. s.

¿teíoá c/e mo ta caea^ ae u?¿a ua¿a aauiaccon, útedenéo d ^cc, ^. Tnitf ¿ué=

úofod^y con etáncco aeéeo c¿^ mant

fneteccezefi óa añtcfiacwnj aueaatán áo^

G^ ^¿o, 0.^ e/ nonoz ae /a mven- éuciy ta atozca ae/ (cjíezctio. /a^ eé^= zanza^ ae m ,£^iz¿a, et t^Méen ae m í^ceteacoTí u et Giaeny aecccco namt/^ (líemenée mt^ a/anet>, zoadnaoce óe ócz^ t^d aceáéaz/oé u aa?nc¿íz uz e-^ázeMon c^ zedáeéo con atce éou óa óumzc/cnaao au3

^.MiOJinl

%. Ü %.h.

nExicd.

Diversas opiniones existen acerca de la fecha en qué fué fundada la hermosa capital de la República; yarios historiadores nacionales y estranjeros citan diversos años, sin que puedan estar conformes; 7 por último da- tan ese suceso entre 1131 á 1357. Descansando no8<^ tros en la respetable opinión del Barón de Hiimboldt, diremos que México fué fundada en el año de 1325.

La tradición que se conserva acerca de la fundación de Tenochtitlan es bien conocida de todos.

£1 dios Huitzilopochtli inspiró á los aztecas ó aztlan- tacas la idea de abandonar sus tierras de Aztlan^ ciu- dad de las srarzas, cuyo lu^ar se cree existir en los de- siertos de la Alta CaliforniR, con el ñn de buscar un li- tio mejor donde establecerse, asegurándoles que tenia certeza de hallarlo. En 1063 ó 64 emprendieron su marcha, caminando con el ranyor descanso, 7 cuando llegaron á Ckapoltepec, cerro del chnpulin, habían tras- corrido muchos años. En el tránsito venian edificando pueblos 7 ciudades, cultivando la tierra, 7 allanando el paso por medio de las armas donde lo encontraban oh»' i truido.

Su mismo dios Huitzilopochtli^ acompañado de ai*' gunos sacerdotes, era quien los guiaba, 7 el profundo

12 ÉL VIAJERO BN MEZtCO.

■r. ' .■ "g»

pochtli^ diesde la guerra. Su estension era considerable, pues ocupaba desde la esquina de las que hoy se llamaa calles de Plateros y Erapedradillo, á la de Gordovanes, de ésta á la 1? del Reiox, y de aquí á la del Seminario y palacio nacional, teniendo el frente á la que hoy es plaza mayor; es decir, ocupaba mas que nuestra Cate^ dral actual todo el cuadrado de la calle de las Escale- rillas. La elegancia de la estructura de e^te templo, sus ricos adornos, sus elevadas y hermosas torres, todo cau96 la admiración de los conquistadores.

AI establecerse en México los aztecas^ cuidaron aumentar su clero y de ejercer bus ritos. Los religio» sos estaban vestidos de negro y no se cortaban ni pei- naban el pelo hasta que abandonaban el estado. Era costumbre que desde la edad de ocho años perte* necieran á la iglesia los principales varones del Im^ perio, no separándose hasta el momento de casarse. Como el templo de Huitzilopochtli estaba edificado en una mesa piramidal, se subia por una escalera de 140 gradas, la cual era bien ancha. Entre las diversas costumbres que tenian los aztecas para d¿ir adoración á sus idoloi*, la mas cruel consistía en sacrificar vivos á niños inocentes, jóvenes robustos y á los prisioneros de guerra.

Los aztecas en su religión comprendían imperfecta- mente que hay un premio y un castigo, reconocian la tradición del diluvio universal y la confusión de las lenguas en Babel; pero en sus prácticas y ritos se des- entendian de todo, y adoraban á multitud de dioses, de una manera estraña, siendo el principal de todos ellos el de la guerra. Tenían dos y tres templos para cada uno de sus ídolos y grandes corporaciones desa* cerdotes y sacerdotizas, con reglas fijas, privaciones y tormentos.

Las fiestas que celebraban á sus divinidades, eran •espléndidas, j en todas ellas adornaban los templos con

WL TIAJBRO EN MÉXICO. 18^

guirnaldas y ramos de ñores, encendían hogueras j manifestaban un gusto estraordinario.

La gran plaza «principal estaba rodeada de portales, j allí con su respectiva separación, se vendia cuanto podia ofrecerse, no solo objetos de necesidad, sino aun de lujo.

£1 comercio estaba protegido por el gobierno y pa- recía activo. No obstante el atraso de aquellos hom- Wes, las ventas se hacían por cuenta j medida por no . conocer el sistema de pesos, j las últiinaR eran exami- nadas de tiempo en tiempo como hoj se hace. En el mismo mercado existia continuamente un empleado judiaial que arreglaba las diferencias que ocurrían, j por lo mismo todo se mantenía en orden.

£1 comercio de los aztecas consistía en productos de agricultura y de industria. Por lo mismo veíanse en los mercados maíz, frijol, cacao» algodón, chile, vino de maguey, ñores, aves, frutas y otra multitud de artí- culos.' Igualmente se encontraba polvo de oro, calza- dos, anillos de oro, papel, piedras preciosas d&c. &c., todo lo cual manifestaba la actividad y riqueza del co- mercio de aquellos tiempos.

Como la moneda no se conoció en México hasta después de la conquista, las compras y ventas se ha- cían cambiando unos objetos por otros, ó valiéndose del cacao para los negocios pequeños, dando al efec- to un valor representativo.

El palacio de Moctezuma era asombroso. Tenia veinte puertas esteríores, tres hermosos patios, muchos talones y mas de noventa piezas de regular tamaño, contándose infinidad de baños. En una de las salas bien podrían caber tres mil personas, y alipunos de los cuartos tenían las paredes de ricos y grandes mármo- les y otras piedras esquísitas. Los techos eran de ce* dro blanco y otras maderas finas, perfectamente labra- das y talladas. Lo mas admirable de aquella eoeaota»

14 EL TIAIERO EN MÉXICO.

dora inan8Íon« era la capilla del emperador, porque casi en su totalidad estaba cubierta de chapas de oro y piar ta del grueso de media pulgada, con otros adornos de ricas piedras preciosas.

Describir minuciosamente el elegante palacio de Moe* tezuma, seria muy prolijo, j por lo mismo terminamoa esa tarea, añadiendo que el conquistador Cortés hizo á fispaña el debido elogio de ese edifício.

Tenia ademas el emperador otros palacios destina- dos al depósito de armas, á sus fiestas j placeres y á los dias de luto, todos respirando grandeza y elegancia.

Las armas principales de que se servian los aztecas, eran rodelas de variados tamaños y figuras, arcos, fle- chas, hondas y piedras k propósito, trabajadas á mano, lanzas muy largas y llenas de navajas y otros instru- mentos bien afilados, cascos de madera y de hueso, y otra multitud de armas desconocidas en lu actualidad y cuyo uso era bien raro.

La servidumbre de Moctezuma era muy estensa» y los empleados públicos bastantes, con lo cual se demos- traba la grandeza del emperador y la estension de sus palacios.

Los reyes de la parte de Tláltilolco fueron:

MiAGOHUATL, que gobernó 1400.

QUAaUAUHPITZAHUAC, dq 140u á 1411.

Tlacatbotzin, de 1414 á 1427.

QUAUHTLATOHUATZIN, de 1427 á 1438.

MoQuiHUiT, de 1438 á 1464.

En el reinado de este último se unió aquel reino al imperio de Chapoltepec.

LoK emperadores de éste fueron:

HuiTziLiBDiTL, que fué el primer tronco déla monar- quía, y reinó hasta 1318 en que falleció.

XiCHT£Moc, de 1318 á 1352.

AcAMAPiCHTL, de 1352 á 1402.

HüiTziLiHüiTL, de 1403 á 1414

Chiwalpopoca, de 1414 4 1427.

El tlAJERO EN illEXICÓ^ 1&

{xcoHUATL« de 1427 á 1436.

Moctezuma T, de 1436 á 1464.

AxATAGATL, de 1464 á 1477.

Tízoc, de 1477 á 1482.

Ahdizqtl, de 1482 á 1502.

Moctezuma U, de 1502 á 1520.

CiTLAHüATziN 8ubió al trono en 1520 7 fallecía en el mismo año, victima de las viruelas, cuya epideuiia fué traída y propagada por un negro que vino en la espedí- don de Narvaez.

QuAUTEMoc, de 1520 á 1525 en que murió y ter- minó el imperio azteca,

Grandes fueron los hechos de todos estos monarcas, y la estension que supieron dar al Imperio Mexicano asombraba. Lo bien dirigido de sus guerras, las acer- tadas medidas dictadas por sus gabinetes, los han hecho ocupar un buen lugar en h\ historia de los pueblos, sin que nunca pueda borrarse la gloria que supieron ganar en el combate. El particular cuidado de esos reyes fué la estension de su dominio, y por lo mismo desde jóve- nes se dedicaban á la guerra, en la que habian hecho estraordinarios progresos.

Los mexicanos tenian gran afición al cultiyb de las plantas y flores, y cuidaban con primoroso esmero sus jardines. Sus trages los adornaban con ramos de flo- res bien bordados. Los poetas se inspiraban para sus dulces y armoniosos cantos con el aroma de las flores. Uno de los meses del año estaba significado en su ca- lendario por medio de una flor, y las ofrendas que pre- sentaban á »u diosa no erab victimas sacrificadas, sino ramilletes de flores esquisítas.

Cl idioma mas generalizado en el imperio era el ná- huatl, que hoy conocemos como mexicano, y este se usa- ba en los actos oficiales, para lo que se libró una espre- la orden: habia otra multitud de idiomas y dialectoi diferentes. . Guando fond en Veracruz la escuadra eonquistv^^

16 EL riAlERO EN MEXieO«

dora al mando de Hernán Cortés, Moctezuma 11^ que era el emperador de México, quiso en un principio sa- lir á batirlo, pero después cambió de resolución . y le mandó embajadas con obsequios y regalos de una ri- queza maravillosa. En consecuencia Cortés siguió su marcha á México, en donde fué recibido j alojado perfec- tamente por Moctezuma, No obstante esta circunstaa- eia 7 las continuas atenciones del monarca para con el conquistador, fué aquel reducido á prisión j engrillada bajo un pretesto fútil*

Corté» tuvo necesidad de. salir de México para Vera- cruz, y dejó una corta guarnición de soldados españo- les. Los mexicanos se sublevaron, y. á la vuelta de Cortés la ciudad estaba envuelta en el desorden. Moei> tezuma trató de calmar al pueblo desde lo alto de su prisión; pero le fué imposible, y pereció en la empresa sin saber cómo. Al ñn. Cortés tuvo que abandonar la «ciudad furtivamente aprovechándose de la oscuridad da la noche, y siguiendo con su tropa de combate en com- bate con los millares de aztecas, que encontraba á su paso.

£1 ultimo de los soberanos de este imperio resistió heroicamente los numerosos ejércitos de Cortés, á quien •e unieron los indígenas de otrosreinos, y durante mas de noventa días se defendió desesperadamente hasta que lo hicieron prisionero. Cortés hizo su entrada triun- fal en México el día 13 de Agosto de 1521.

QuAUTEMOc sufrió con resigcacion el martirio que le dieron para que entregara su tesoro, y por último fué colgado de un árbol, en unión de otros soberanos, por los conquistadores. Este fué el trágico íiu del hombre estraordinariamente valiente y celoso defensor de los derechos é integridad de su patria!

Después de estos acontecimientos se estableció en al^ pnis el poder español.

^03 hemos estendido mas de lo que nos proponíamofo

rL VtAJEIIO BK IIUXICIK 1 1

en el relato de la fandacíon de México, porque ern pre- ciso dnr algunos pormenores de la gloriosa época de es- te desgraciado suelo; era necesario dar á conocer, aun qae someramente, el estado de apogeo j brillante poffi* cien en que se encontraba el virgen surIo hollado por lo0 conquistadores, fil valor, la instrucción, los ade- lantos de la raza indígena en aquellos tiempos llama- dos impropiaimente de barbarie, á nadie son desconoci- dos. Muchos de nuestros hombres ilustres descendie- ron de loe a?stecas j han sido justamente apreciados por sus luces j talentos. Si el primitivo pueblo de México hubiera alcanzado la civilización de la época actual, j en vez de destruirlo como desde un principio se hizo se hubieran aprovechado sus tendencias 7 vir- tudes, ocuparíamos un lugar distinguido entre los pno- bloe libres, seriamos respetados de todoe 7 no esch]i> riamos de nuestra rana, como lo hacemos ho7, á los ^oe tantos trvbajos emprendieron para hacer habitable la tierra que pisamos.

Pero cnrranaos un denso velo que oculte aquella época dorada, la mas brillante para México, 7 pasemos á la actuaL

En 1524 ^raens(d la edificación de 1a ciudad por los españoles, que quisieron darle una forma cuadrada; pero las nuevas construcciones la fueron haciendo irre- guiar como ho7 se encuentra. La rodean inmenses montañas 7 serranías que producen toda clase de ma- deras 7 piedras, gojtnas, sales 7 metálicos: sos campos son fértiles 7 productivos, pudiendo en ellos cultivar- se todos los frutos 7 semillas de cu^quier temperaturn.

La estensíon de la ciudad dentro de las i^arítas es de 4840 varas de Norte á Sur, 7 3649 de Oriente á Po- niente, 7 en vez de murallas la rodea una ancha zanja iaundada por las aguas de las lagunas que anterior- mebte entraban á las oalfes 7 las bacian navegables. La entrada á la ciudad es por ira#Us calzadas de pío-

p. 2

18 »L VIAJERO ÍÑ MÉklCÓ. ^

■» .i ... , %

dra, de las cuales la de Tacuba, San AntoDio Abad 7. Guadalupe fueron construidas por los az^eca^, y las de- mas por ios f spaño1e«. La ciudad está empedrada, y. las calles son amplias, rectas y cou buenas 7. cómodas banquetas. Hay diversas plazas destinadas al comercíOf donde el tranco es bastante animado. Las aguas de que se surte la ciudad son buenHs^.y.abundantes, escaseando algo por la parte norte; pero merced á los esfuerzos del- Sr. D. Miguel María Azcárate, se está con8tru7endo una cañería subterránea para traer agua de Guadalupe.^ Los paseos de México son hermosos, especialmente ei. de Bucareli. Los edificios son bien construidos 7 ele- gantes^ Uamnndo ¡a atención entre otros mucbo« el Co«^ legío de Minería, Palaci<» Nacional, Aduana, Tea- tro'Nacionaí, Casa de Correos, ex-Inquísicion :7. la^ IJniveisidad^ Los templos en lo general son magnífieo»»^ estensos 7 de ejí'gafvt^s formas. El arzobispado de Méxi- co se estiende desde el p^uerto de Acapulco al de Tam- pico. En el año de 1 525 fué erigido obispado, 7 en 1534 el Papa Clemente Vil lo ideclaró arzobispado.

l^a principal patrona de la ciudad es Nuestra Señora de Cruadaíupe, jurada por tal en 1737.

Latera?perftt»ta de México es te mpladar7 agradable, aunque algo estj-eRi08a-e*i el cambio de laa e^acion^s. No obstante esto, pueden ckrse continuamente flores 7 frutos esquisitos, sin.que,^n el invierno qfueden los .cam- pos que rodean la ciudad áridoay completamente sacos.

La capital e^tá situada á .n«a altura de 70D8 pié» so- 'bre el nifel del mar, hallánd«*e á loa 19© 25* Í5" de latitud norte,7 101^ 2o' 30'* de longitud o^ste de Paria..

En 1523 te concedió el emperador Gái;loa V. a] titulo da muy leal, insigne é imperial ciudad^ como cabeza 7^ corle;del reino de Nueva España»^ Lfislirmas que usa- ba co*nsistian en un escudo con un castillo de tres torres, una águila scbre un tunal con una culebra en el pico; al ^ ik^\ tupal lan aguaFi á los lado» y 6ief^ dfel wmii^

:e£ n .jero en mik^ico. 10

tíos leones, y una corona imperial como remate. En 4 de Julio del mismo año concedió el propio monarca al Ajuiitatniento un escudo azul, color de agua, en señal de ia laguna en que fué edificada la ciudad, con un castillo dorado en medio j tres puentes de piedra que ran á él sin llegar los de los lados: en caénuno-de dichos puen- tes un león con los pies en él j las gnrr»sen el castillo; dentro de la orla diez hojas rerdes de tuna,y por rema- te la corona imperial. En 1:530 el mencionado empera- dor le concedió los mismos privilegios de que goza Bar- gos, declarándola cabeza de CHStilla. Felipe V confirmé "esa disposición en 1726, concediéndole perpetuamente las preeminencias de Grande de España.

Luego que Hernán Cortés hubo ténninado la conquis- ta con su entrada á la capital, comenzó á organizar la ^administración pública y gobernó los lugares de su do- minio como Capitán Greneral y €robernad(tr. Estos caV gos le fueron otorgados por Carlos Y en 15 de Octubre de ^522, cu JO nombramiento se confirmó en 1625 con el agregado en sus títulos de Adelantado de las costas dei «ir la Nueva- España.

^I aniversario de la entrada de Hernán Cortés se ce- lebraba anualmente con esplendidez mientras duró la idominacion española. La Iglesia católica recuerda en el dia 13 de Agosto el martirio de San Hipólito, y por lo mismo se- le jtiró patrón; y el*alférez real sacaba el pendón con- lucrde acompañamiento del virey^ audien- cia, ayuntaníienrto, tribunales y nobleza^ conduciéndolo á la iglesia dedicada al santo, .donde habia vísperas y- misa de gracia.

En 1527 quedó Cortés finicaraei>te con el eargo de Capitán General; por haber llegado el licenciado Lak Pónce de León á encargarse-del €k)bíeniey^ del juzga- do de r^didencia. A los diez y seis días falleció Ponce yocnpp esod puestos el lieenciado Marcos de Aguilar,. iaien murió á los siete-mese», deiandonombradoypiifiii

20 EL ríAJERO EN MÉXICO

r ■?

esod empleos ai tesorero Alonso de Estrada, quien por algunos días se asoció al capitán Gonzalo. Hasta 15^ desempeñó el Gobierno, con aprobación de España, y en ese año llegó la primera audiencia, que venia presidida porNuño deGuzman: ésta gobernó hasta el año de 1531.

La segunda fué pr^idida por el arzobispo de Santo Dominga, D. Sebastian Ramírez de Fuen Leal, has- ta el año de 15351 En este año se estableció en el país Ja autoridad vireinal, siendo el primer rirey D. Antonio b£! Mendoza, conde de Tendille, el cual gobernó hasta 1550.

D. Luis Velasco, caballero de la casa del Gondesta« ble de Castilla, de 1550 á 1564 en que falleció.

La audiencia gobernó interinamente hasta Octubre de 1566.

D. Gastón de Peralta, marqués de Falses, de Oc- tubre de 1566 á Marzo de 1568.

La audiencia gobernó interinamente ocho meses.

D. Martin Enriquez de Almanza, de Noviembre de 1568 á Octubre de 1^80.

D. Lorenzo Xuarbz de Mendoza, conde de la Co- ruña, de Octubre de 1680 á Junio de 1583, en que murió.

La audiencia gobernó hasta 25 de Setiembre de 1584»

D. Pedro Moya de Contreras, aizobispode Méxi- co» de Setiembre de 1584 á Octubre de 1585.

P, Alonso Manrique de Zuí^iga,* marqués de Villa Manrique, de 17 de Octuhre de 1585 á Febrero de 1590.

D. Luis Velasco, hijo del segundo virey, deFe'brero de 1590 á Noviembre de 1595.

D. GasIpardeZuñiga yAceyedq, conde deMonterey, de 5 de Noviembre de 1595 á 27 de Octubre de 1609.

D. Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montes Claróli, de 27 de Octubre de 1603 á 2 de Julio de 1607.

P^ Luis Velasco, segunda vez, ja con el título 4^ marqué» á^ Salinas» de 2 de Julio de 1607 á 19 de Ju- nio de 1611.

EL YIAJBRO BN MB»'CO> 81

D. Fray García Gverra, del orden de predicadores, arzobispo de México, de 19 de Junio do 1611 á 22 de Febrero de 1612 en que murió.

La audiencia gobernó interinamente ocho meses* D, Diego Fernandez de Cordova, marqués de Gua- dalcázar, de 98 de Octubre de 1612 á 14 de Marzo de 1621.

La audiencia gobernó seis meses. D. Diego Carrillo Mendoza ¥ Fihentel, marqués de Gal vez, conde de Priego, de 21 de Setiembre de 1621 á 1 "^ de Noviembre de 1624.

D. HoDRiGo Pacheco y Osorio, marqués de Cerral- vo, de 3 de Noviembre de 1624 á 16 de Setiembre de 1635.

J^. Lope Díaz de Armbndaris, marqués de Caderey-

ta, de 46 de Setiembre de 1685 á 28 de Agosto de 1640«

D. Diego López Pacheco Cabrera y Bosadilla,

dtiqiie de Escalona j marqués de Villena, de 28 de

Agosto de 1640 á 10 de Julio de 1642.

D. .Tuan de Palafox y Mendoza, obispo de Puebla^ de 10 de Julio de 1642 á 23 de Noviembre del mismo año.

D. García Sarmiento de Sotomator, conde de Sal- vatierra, marqués de Sobróse, de 23 de Noviembre de 1642 á 15 de Mayo de 1648.

D. Marcos de Torres y Rurda, obispo de YucatRn, de 15 de Mayo de 1648 á 1Í2 de abril de 1649, La real audieneia gobernó quince meses. O. liuifl ENRHitnsz DR Guzman, conde de Alva Liste, de 28 de Junio de 1650 i i$ de Agosto de lfUS>. D. Francisco Frrnandek 9r la Ovsta, duque de Alburquerque, tb 15 de Ageeto de 1650 á 16 de Setiettr bredel660.

D. JvAN OB Lryva t i>b LA Cbrda« marquét de Ldy- m jr de Liabrada y qoode de Baños, de 16 de Setictt* bte de 1660 á 29 de Junio de lOM.

¿2' EL VIAJERO EN MÉXICO.

D. DiFooOsoRio DE Escobar y Llamas, obispo d Puebla, de 29 do Junio de 1664 á 15 de Octubre del mismo año.

D. Sebastian i>k Toltdo, marqués de Mancara, de 15 de Octubre de 1664 á 8 de Diciembre de 1673.

D. Pedro Nüño Colon de Portugal y Castro, du- que de Veraguas, marqués de Jamaica, de 8 de Diciem- bre de 1672 á 13 del mismo mes y año en que murió.

D. Fray Payo DE Rivera Enrique/., del orden de San Agustín, arzobispo de México, de 13 de Diciembre de 1673 á 30 de Noviembre de 1680.

D. Tomas Antonio Manrique de la Cerda, mar- <jués de la Laguna y conde de Paredes, de 30 de No- viembre de 1680 basta la mitima fecha de I6536.

D. Melchor- Porto Carrero Lazo de la Vfga, conde de Monclova, de 30 de Noviembre de 1686 á 20 de Noviembre de 1688.

D, Gaspar de i/a Cerda Sandoval Silva y Mendo- za, conde de Gálvez, de 20 Noviembre de 1688 á 2Z de Febrero de 1696.

D. Juan de Ortega Montañez, obispo de Michoa-- can, de 27 de Febrero á 18 de Diciembre de 1696.

D. José Sarmiento Valladares, conde de Mocte- zuma y de Tula, de 18 de Diciembre de 1696 á 4 de Noviembre de 1701.

D. Juan de Ortega y MontaSez, (^segunda vez) s\e 4 de Noviembre de. 1701 á27 de Noviembre de 1702.

D. FrANOISCO FfiRNArfDEZ DE LA COEVA- EnrIQUEZ,

duque de Alburquerque, de 27 de Noviembre de 1702 ál6Kle Enero de 17tl;

IX Feíinando DE Alencastre Noroña y Silva, du- que de Linares, de 16 de Enero de 1711 á 15 de Agos* to de 1716.

IX Bactazar db Zuñida GüzMaíí Soto Mayor y Mendoza, marqués de Valero, dtil6'de Agosto de 171^ á 15 de Octubre de 1722.

KL VIAJERO EN MEJIÍICO* ft3

D. Juan de Acuña, marqués de Gasa Fueite, de 15 de Octubre de tt22 á 17 de Marzo de 1734, en que murió.

D. Juan Antonio de Vikarron y EüUiARRtxA, ar- zobispo de México,' de 17 de Marzo de 1734 á 17 de Agosto de i740.

D. Pedro de Castro Fkjueroa y Salaz Alt, duque de la Conquista 7 'parqués de Gracia R'cal, de 17 de Agosto dft 1740 á ^'de Agosto de 1741, en que fullé- ete. La audiencia gobernó hasta Noviembre de 174^.

D. Pedro Cebr:íin y Agustín, conde de Fuen-Cla- ra, de 3 de Noviembre de 1742 á ^ de Julio de 1746.

D Juan Franci^sco de Güemes y Horcasitas, con- de de Revilla-Gigedo, de 9 de Julio de 1746 á 9 ite No- viembre de 1755.

D. AuüsTiN DE Ahumada y V*llai.on, marqués de las Amarillas, de 10 Noviembre de 1755 á 5 de Febre- ro de 1760, en que murió. La audiencia gobernó has- ta 28 de Abril de 1760.

]>. Francisco Ca«ioal de La Ve«a, <k 118 ^e Abril á 5 de Octubre de. 1760.

D. Joaquín de Monserrat, marqués de Cruillas, de 6 de Octubre du 1760 á 24 de Agosto de 1766.

Carlos Francisco de Croix, marqués de Croix, de 25 de Agosto de 1766 á 22 de Setiembre de 1771.

D. Antonio MarIa Bucarbli y Ursua, Bailio de la orden de San Juan, de 22 de Setiembre de 1771 á 9 de Abril de 1779, en que murió.

La audiencia gobernó hasta 5^ de Agosto de 1779«

D. Martin de Mayoroa, de 23 de Agosto de 1779 á 28 de Abril de 1783. *

D. Matías de Galyek, de 29 de AbrH de 1783 á 3 ée Noviembre de 1784, en que murió.

La audiencia gobernó hasta 16 de Junio de 1785.

D. Bernakdó Dt Galtbz, conde de Gélve%, hijo del ' antáiior, de }7 de Junio de 1785 & 30 de Noviembre de 1786, en que murió.

¿4 Bf. VIAJERO MW MBXlCCr.

La audiencia gobernó hasta 8 de Mayo de 1787*

D. Alonso Nuñez de Haro y PjüiÍalta, arzobispo^ de México, de 8 de Mayo á 16 de Agosto de 1787,

D. Manuel Antonio Flores, de 17 de Agosto de 1787 á 16 de Octubre de 1789.

D. Juan Vicente de Gübmes Pacheco de Padilla, conde de Revilla-Gigedo, de 17 de Octubre de 1789 á 1 1 de Junio de 1794. ^

D. Miguel La Grúa TalamaMca y Branoifoht.«, de 12 de Julio de 1794 á 31 de Mayo de 1798.

D. Miguel Jóse de Asanza, de 31 de Mayo de 179B< á 39 de Abril de 1800.

I>. Félix Berbnguer de Marquina, de 30 de Abrit de 180Q á 4 de £nero de 1803.

D. José de Iturrigaray, de 4 de Enero de 180u á 15 de Setiembre de 1808, en que fué depuesto por un tumulto.

D. Pedro Garibay, mariscal de Campo, de 16 de Setiembre de 1808 á 19 de Julio de 1809.

D. Francisco Javier de Lizana y Beaumont, arzo- bispo de México, de 19 de Julio de 1809 á 8 de Mayo de 1810.

La real audiencia gobernó hasta 14 de Setiembre de 1810.

D. Francisco Javier de VcNEGAf , de 14 de Setieni* bro de 1810 á 4 4e Marzo de 1813.

D* Félix María Calleja, de 4 de Marzo de 1813 á 20 de Setiembre de 1810.

D, Juan Rutz db Ap09A0a, (después conde del Ve- nadito), de 20 de Setiembre do 1816 á 5 de Julio de 1821, en que fué depuesto;

D* Francaco NovEtLA, brigadier de los Reales Ejér- citos, de 5 de Julio de 1821 á24de Setiembre del mismo eño*

Por último» fué nombrado virejr D. Juan O'DONti^u» el q^ arriba & Vemeroz el dlñStl de Jufio db ÍÜSU^

EL VIAJERO EN MÉXICO. 25

£J 24 de Agesto siguiente celebró en Górdovn un tratado con D. Agustín de Iturbide, aceptando el plan de independencia. Por lo mismo, el nuevo virey ya no tomó posesión del cargo que se le confirió, y mu- rió en México el 8 de Octubre del mismo año.

£1 27 Sftiemhre del propio año hizo bu entrada triunfal el Generalísimo D. Agustín de Iturbide, á la cabeza del ejército Trigarante, y se convocó una jun* ttt de notables que al siguiente día publicó una acta de- clarando solemneraeTite la independencia de México, día de gratos recuerdos para etite pueblo, porque en él 8a< lia de la tutela que se le impuso por la tuerza brutal de las armas.

De esa fecha á la present« el país ha estado gober- nado pM* las personas espresadas á oontínuecion:

REGENCIA.

La primera que tuvo este nombre se compuj^o del Generalísimo D. Agustín de Iturbide, D. Juan (VDo- Noju, B. Manuel DB LA Bakcbna, D. Isidro Yañez y D. Manuel Vblazquez de León. Habiendo falle- cido el 8r, O^Danajú, ocupÁ su lugar D. Antonio Fb- REZ, obispo de ía PuebJ a. ^--Gobernó esta regencia des- de el 28 de Setiembre de 1821 hasta 1 1 de Abril de 1822, en cuya lecha fueron exonerados dos de sus miembros por el primer congreso general.

Seformtfln segunda con el Generallstmo D. Aoübtin de Itubide, D. Isidro Yañez, D. Miguel Valbntin, bl Cunde db Caba Hbrab y el brigadier D. Nicolao Bra- vo, ejerciendo el poder desde 11 de Abril de 1822 has- ta 18 de Mayo del niisnio año, en que fué proclamado Cm^pcrador i>« Agustín de hurtHde*

IMPERIO.

El G«tieraUsinio D. Agobtin de Iturbidb, proclama* do emperador con el nombrede Agustín 1, gobernó des*

436 EL VIAJERO EN MbJ¡€0.

úe 19 de Mayo de 1S22 hasta 19 de Marzo de 1823, en cuya fecha abdicó la corona por haberse proclamado Ja ^República.

GOBIERNO PROVISORIO.

De 1? de Abril de 1823 á 10 de Octubre de 1824, gobernó una junta con el nombre de Supremo Poder ejecutivo, mientras se furniaba la nueva constitución. I)ichn junta se compuso de los generales D. Nicolás Bravo, D. Guadalupe Victoria, y D. Pedro C. Ne- PRETE, propietarios, y D. J. Mariano Michil^na y 1). Miguel Domínguez, suplentes.

REPÚBLICA FEDERAL.

El general D. Guadalupe Victoria, como presiden- te constitucional en virtud de la Constitución sanciona- da y publicada en 4 de Octubre de 1824, gobernó des- de el 10 del mismo mes y año hasta el 1.^ de Abril de -1829, en que concluyó su periodo.

El general D. Vicente Guerrero, con igual inves- tidura, de 1? de Abril de 1829 á 18de Diciembre del mismo año^ en que tomó el mando del ejército.

D. José María Bocanegra, presidente interino, de 18 á 23 de Diciembre de 1829.

n. Pedro Vislbz, como pre^^idente de la Su premia corte de jusicia, asociado del general D. Luis Quin- tañar, y D. LüQAS Alaman, de 23:á 31 de Diciembre de 1829.

El gt'.nerarD. Anastaísio Bustamante, como vice- presidente, de 31 de Diciembre de 1829 á 14 de Agos- to de 1832, en que tamo el mando del ejército.

El general D. Melchor Muzquiz como presídeme interino, de 14 de Agosto á 24 de Diciembre de 1832.

El general D. Manuel Gómez Pedraza, como pre- «ideiite constitucional, de 24 de Diciembre de 1832 á 4? de Abril de 1833.

KL VIAJERO EX MÉXICO* 7f^

D. Valentín G. FauIas, como vice-presidente, de 1? de Abra á 17 de Junio de 1633.

El general D. Antonio López de Santa- Anna, co^ mo presidente constitucional, de 17 de Junio á 15 de Julio de 1833, eti que tomó el mando del ejército,

D. Valentín G. Farías, como vice<pre^idente, de 5 de Julio á 27 de Octubre de 1833.

El general D. Antonio López de Santa- Anna, co- mo presidente constitucional, del 27 de Octubre al IS de Diciembre de 1833.

D. Valentín G. FARÍAs,como vico- presidente, de 15 de Diciembre de 1833 á 24 de Abril de 1834.

Ei general D, Antonio López de Santa-Anna, oo rao presidente constitucion»^ de 24 de Abril de 1834 á 28 de Enero de 1835.

El general D. Miguel Barragan, como presidente interino, de 23 de Enero de 1835 á 27 de Febrero d^ 1836, en que dt'jó el jioder por sus enfermedades, ha- biendo fallecid.f el dia 1? de Marzo del mismo año.

D. José Justo Corro, como presidente interino, del 87 de Febrero de 1836 á 19 de Abril de 1837.

REPÚBLICA CENTRAL.

El general D. Anastasio Bustamante, como presi- dente constitucional, con arreglo á la constitución saiH cionada y publicada en 1? de Enero de 1837, de 19 de Abril de ese año á 18 de Marzo de 1839, en que tomó ^1 mando del ejército.

Bl general D. Antonio Lópe^ de Santa-Anna, co- mo presidente interino, de 18 de. Mar/.o de 1839 á lÜi de Julio del mismo.

El general D. NiqoLAs Brayp. com6 presidente del consejo, de| 10 al 17 de Julio de 1839,

Bl general D. Anastasio ^lstaaunt^, como presi- dente constitucional» d0 lo de Julio de 1839 al 22 de- Setiembre de 1841, en que tomó el mando del ejéfr.

Ctto.

28 EL VIAJERO EN MÉXICO.

D. Javier Echeverría, como presidente interino, de 22 de Setiembre á 10 de Octubre de 1841, en que fué depuesto revolucionariamente.

DICTADURA.

El general D. Antonio López de Santa-Anna, co- mo presidente provisional con arreglo á las bases acor- dadas en Tacubaja, de 10 de Octubre de 1841 á 26 de Octubre de 1842.

El general D. Nicolás Bravo, como presidente sus- tituto, de 26 de Octubre de 1842 á 5 de Marzo de 1843.

El general D. Antonio López de Santa-Anna, co- mo presidente provisional, de 5 de Marzo de 1843 á 4 de Octubre del mismo año.

El general D. Valentín Canalizo, como presidente sustituto, de 4 de Octubre de 1843 á 4 de Junio de 1844.

REPÚBLICA CENTRAL.

El general D. Antonio López de Santa-Anna, co- mo presidente constitucional con arreglo á la Consti- tución sancionada y publicada el 12 de Junio de 1843, del 4 de Junio á 20 de Setiembre de 1844.

El general D. Valentín Canalizo, como presidente interino, de 20 de Setiembre á 6de Diciembre de 1844, en que fué depuesto revolucionariamente.

£1 general D. J.obe Joaquín db Herrera, primero como presidente interino y lue^ro como constitucional, de 6 de Diciembre de 1844 á 30 de Diciembre de 1845, en que fué dcipuesto revolucionariamente.

El general D. Mariano Paredes y Arrilla«a, co- mo presidente interino, de 4 de Enero á 29 de Julio do 1846, en qne tomó el mando del ejército.

El general D. Nicolás Bravo, como presidente ín- terino, de 39 de JuUo á 4 de Agosto de 1846, en qa« fué depuesto reTolucionariamQnte»

EL V^iJSRO EN MEIICO. 39

REPÚBLICA FEDERAL.

El general D. Josb Mariano de Salas, como gene- ral en jefe del ejército, encargado del poder ejecutivo» de 5 de Agosto á 24 de Diciembre de 1846. Por de- creto de 22 de Agosto se restableció Ja Constitución de 1824. -

D. Va^íntin G. Parías, como vice-presidente, de 24 Je Diciembre de 1846 á21 de Marxo de 1847.

El general D. Antonio López de Santa-Anna, co- mo presidente constitucional, de 21 de Marzo á 2 de Abril de 1847.

El general D. Pedro MarIa Anaya, como presiden- te interino, de 2 de Abril á 21 de Mayo de 1847.

El general D. Antonio López de Santa-Anna, co- mo presidente constitucional, de 20 de Majo á 16 de Setiembre de 1847, en que renunció su empleo.

p. Manuel de la Peña t Peña, como presidente de la suprema corte do justicia, de 26 de Setiembre de 1847 á 12 de Noviembre del mismo año.

El general D. Pedro María Anata, como presiden- te iaterino, de 12 de Noviembre de 1847 á 8 de Enero de 1848.

D. Manuel de la Peña t Peña, como presidente de la suprema corte de justicia, de 8 de Enero á 2 de Ju- nio de 1848.

El general D. Jóse Joaquín de Herrera, como pre- sidente constitucional, de 3 de Junio de 1848 á 31 de Diciembre de 18S0, en que termino su periodo.

El general D. Mariano Arista, como presidente "¿onstitucionál, de 15 de Enero de 1851 á 5 de Enero de lé53, en que renunció el empleo.

Kl Lie. D. Juan BA;i7TitTA Cevallos, presidente de Ja suprema corte de justicia, primero como encargad^ poder ejecutivo, y después como presidente interi-